Croquetas de Bonito

Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on whatsapp
croquetas de bonito

Después de que hayas elaborado esta receta podrás ver que no hay persona que se pueda resistir a las croquetas de bonito.

Las croquetas que veremos a continuación son muy interesantes para aumentar fácilmente la presencia del pescado azul en nuestra dieta. Debido a que lleva este tipo de pescado este plato tendrá un contenido elevado de proteínas. Por otro lado, tendremos la harina que aportara los hidratos de carbono que necesitamos incluir también en nuestra dieta.

Es importante no abusar de las harinas ya que estas pueden disparar el valor nutricional de nuestros platos, pero no de forma beneficiosa aportando nutrientes, sino aportando calorías de más. No obstante, no debemos tacharlas de comidas “malas” o “buenas”. Si comemos de forma equilibrada no existe ninguna comida buena o mala.

Ingredientes de las Croquetas de Bonito

  • Una cebolla grande
  • Una cabeza de ajos pequeña
  • Medio pimiento rojo
  • Un buen puñado de perejil fresco
  • Una pastilla de caldo de pescado
  • Sal gruesa al gusto
  • Aceite de oliva
  • 800 gramos de bonito fresco
  • 3 vasos de leche
  • Harina, un huevo y pan rallado

Preparación

  1. En primer lugar, ponemos a guisar el bonito en agua con un pequeño puñado de sal gruesa.
  2. Para aprovechar el tiempo de mientras picamos la cebolla de forma muy fina, cortamos en forma de daditos los pimientos, lavamos el perejil, pelamos los ajos y los laminarem junto con el perejil.
  3. Ponemos los ajos en un mortero, le añadimos el perejil y un poco de sal gruesa. Machacamos todo durante un buen rato hasta que quede completamente bien triturado. Reservamos lo que hemos preparado.
  4. Preparamos un wok. Lo precalentamos con un buen chorro de aceite de oliva. Una vez precalentado pochamos la cebolla y cuando llegue el momento en que se comience a ablandar añadimos los pimientos cortados en dados y los dejamos pochar durante unos minutos más todo junto.
  5. Cuando comience a hervir la mezcla lo que añadimos poco a poco la harina mientras vamos removiendo bien y la pastilla de caldo de pescado. En el momento que la harina haya quedado bien integrada apartamos la masa del fuego y dejamos que se enfríe.
  6. En este momento cogemos el bonito correctamente guisado y frío. Procedemos a hacer su limpieza, debemos asegurarnos de que no dejamos ninguna espina. Además, debemos despedazar muy bien la carne del bonito. Es súper importante que hagamos este paso muy bien. No queremos que nuestras croquetas tengan pedazos muy grandes ni tampoco queremos encontrarnos con espinas (además del peligro que supone).
  7. Una vez la hayamos desmenuzado correctamente lo añadimos a la mezcla. Removemos todo bien hasta que todos los ingredientes estén integrados. En caso de que veamos que tenemos pedazos de bonito demasiado grandes lo que podemos hacer es con la ayuda de un tenedor machacar los trozos grandes.
  8. Llegados a este punto preparamos tres platos. En uno de los platos cascamos un huevo y lo batimos correctamente, en otro colocamos harina y en el plato que queda ponemos pan rallado.
  9. Opcionalmente añadimos perejil fresco picado de forma muy fina en el pan rallado o en la harina. Esto realzará el sabor del plato.
  10. Cogemos porciones de la masa que hemos hecho y damos forma pasándolos por harina, huevo y pan rallado. Seguidamente las colocamos en un recipiente amplio. Repetimos esta operación hasta que no nos quede más masa para croquetas.
  11. Una vez llegado a este punto ya podemos freírlas si queremos. Para hacerlo bien debemos usar abundante aceite. En caso de que vayamos a consumirlo más tarde lo conservamos en la nevera durante un máximo de dos días. También tenemos la posibilidad de congelar la mezcla.
  12. Para la presentación del plato decoramos opcionalmente con un poco de perejil. Dará un toque atractivo al plato de modo que se verá más apetecible de lo que es.
  13. Una vez cocinadas las croquetas de bonito esperamos unos cinco u ocho minutos para evitar quemarnos. Transcurrido ese tiempo podemos servirlas a nuestros comensales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resumen

Croquetas de Bonito

Después de que hayas elaborado esta receta podrás ver que no hay persona que se pueda resistir a las croquetas de bonito.

Tipo: Croquetas de Bonito Fit

Cocina: Croquetas de Bonito bajas en grasas

Palabras claves: Receta de Croquetas de Bonito ligeras

Rendimiento de la receta: 6 Raciones

Tiempo de preparación: PT15M

Tiempo de cocinado: PT15M

Tiempo total: PT30M

Ingredientes de la receta:

  • Una cebolla grande
  • 3 vasos de leche
  • Una cabeza de ajos pequeña
  • Medio pimiento rojo
  • Un buen puñado de perejil fresco
  • Una pastilla de caldo de pescado
  • Sal gruesa al gusto
  • Aceite de oliva
  • 800 gramos de bonito fresco
  • Harina, un huevo y pan rallado

Instrucciones de la receta: En primer lugar, ponemos a guisar el bonito en agua con un pequeño puñado de sal gruesa. Para aprovechar el tiempo de mientras picamos la cebolla de forma muy fina, cortamos en forma de daditos los pimientos, lavamos el perejil, pelamos los ajos y los laminarem junto con el perejil. Ponemos los ajos en un mortero, le añadimos el perejil y un poco de sal gruesa. Machacamos todo durante un buen rato hasta que quede completamente bien triturado. Reservamos lo que hemos preparado. Preparamos un wok. Lo precalentamos con un buen chorro de aceite de oliva. Una vez precalentado pochamos la cebolla y cuando llegue el momento en que se comience a ablandar añadimos los pimientos cortados en dados y los dejamos pochar durante unos minutos más todo junto. Cuando comience a hervir la mezcla lo que añadimos poco a poco la harina mientras vamos removiendo bien y la pastilla de caldo de pescado. En el momento que la harina haya quedado bien integrada apartamos la masa del fuego y dejamos que se enfríe. En este momento cogemos el bonito correctamente guisado y frío. Procedemos a hacer su limpieza, debemos asegurarnos de que no dejamos ninguna espina. Además, debemos despedazar muy bien la carne del bonito. Es súper importante que hagamos este paso muy bien. No queremos que nuestras croquetas tengan pedazos muy grandes ni tampoco queremos encontrarnos con espinas (además del peligro que supone). Una vez la hayamos desmenuzado correctamente lo añadimos a la mezcla. Removemos todo bien hasta que todos los ingredientes estén integrados. En caso de que veamos que tenemos pedazos de bonito demasiado grandes lo que podemos hacer es con la ayuda de un tenedor machacar los trozos grandes. Llegados a este punto preparamos tres platos. En uno de los platos cascamos un huevo y lo batimos correctamente, en otro colocamos harina y en el plato que queda ponemos pan rallado. Opcionalmente añadimos perejil fresco picado de forma muy fina en el pan rallado o en la harina. Esto realzará el sabor del plato. Cogemos porciones de la masa que hemos hecho y damos forma pasándolos por harina, huevo y pan rallado. Seguidamente las colocamos en un recipiente amplio. Repetimos esta operación hasta que no nos quede más masa para croquetas. Una vez llegado a este punto ya podemos freírlas si queremos. Para hacerlo bien debemos usar abundante aceite. En caso de que vayamos a consumirlo más tarde lo conservamos en la nevera durante un máximo de dos días. También tenemos la posibilidad de congelar la mezcla. Para la presentación del plato decoramos opcionalmente con un poco de perejil. Dará un toque atractivo al plato de modo que se verá más apetecible de lo que es. Una vez cocinadas las croquetas de bonito esperamos unos cinco u ocho minutos para evitar quemarnos. Transcurrido ese tiempo podemos servirlas a nuestros comensales.

Puntuación del editor:
5