El vino, el mejor acompañante de las grandes recetas

Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on whatsapp
vino acompañante
Contenidos

Comer es un placer pero no menos que beber, especialmente si hablamos de vinos. Acompañar las mejores recetas con un buen vino es quizás uno de los mejores placeres culinarios que puede disfrutar cualquier persona. Y es que la mezcla de sabores en el paladar entre el vino y la comida es todo un placer para los sentidos.

El vino siempre ha acompañado a la comida a lo largo de la historia cuando la cerveza era demasiado cara o cuando los refrescos no existían. Ahora comer con vino de acompañamiento se reserva para las ocasiones especiales, pero no por ello ha dejado de ser un auténtico placer. Además existen tiendas que nos lo ponen muy fácil, ya que en tiendas como GaleraRegalos podemos comprar lotes o cajas de vino de gran calidad sin movernos de casa.

España, un país con gran tradición vinícola

España es junto a Francia e Italia el país europeo con mayor tradición vinícola, y es que a lo largo y ancho de nuestro territorio existen un gran número de variedades de uva y vinos de excelente calidad. Las denominaciones de origen del vino en España son muy numerosas y tanto en calidad como en cantidad producida no tienen nada que envidiar a otras extranjeras.

Esto debe ser motivo más que suficiente para optar por el vino para acompañar las comidas. Un buen plato de carne con una copita de vino sabe mejor, aunque siempre hay que beber con moderación. Lo ideal es utilizar vino en comidas o cenas y no con el estómago vacío para que nos siente mucho mejor. Pero, ¿por qué es tan bueno beber vino con las comidas? Vamos a descubrir sus principales beneficios a continuación.

Beneficios de beber vino con las comidas

Podemos destacar interesantes beneficios como son los siguientes:

Limpia el paladar

Las propiedades astringentes del vino, especialmente en el vino tinto, ayudan a limpiar el paladar durante las comidas. Esto es de gran importancia porque nos ayuda a potenciar los sabores de los alimentos percibiendo hasta los matices más ocultos. Además ayuda a reducir los sabores grasos haciendo que la ingesta de alimentos resulte mucho más agradable. Por tanto, al tomar vino con las comidas estamos potenciando el sabor de los alimentos, lo que nos ayudará a disfrutar más de cada bocado.

Ayuda al corazón

El consumo de una copa de vino con la comida ayuda a reducir la presión sanguínea relajando nuestro corazón en momentos de excitación. El corazón bombea con más tranquilidad favoreciendo una mejor salud.

Reduce los efectos nocivos del tabaco

El consumo de vino, al relajar la presión sanguínea, hace que las sustancias introducidas al fumar se trasladen en menor intensidad por la sangre. Gracias a este efecto se mitigan los nocivos efectos del tabaquismo en nuestro organismo evitando que se esparza y llegue hasta el último rincón de nuestro cuerpo.

Menos grasa

Tomar vino con las comidas es una excelente decisión, especialmente en aquellas comidas con alto contenido en grasa. El vino cuenta con interesantes propiedades antioxidantes que evitan la acumulación de grasa en las arterias de nuestro cuerpo. Gracias a este efecto reduce la formación del conocido como colesterol malo, algo fundamental para combatir enfermedades coronarias.

Sensación de felicidad

Tomar una copa de vino y sentirse feliz es algo habitual y no solo por el propio sabor de un buen vino. El consumo de vino logra relajar nuestra función cerebral, lo que hace que libere más endorfinas, conocidas como las proteínas de la felicidad. Al aumentar la liberación de endorfinas nos sentimos más alegres y con una sensación de felicidad superior. Así que consumir vino en una comida con familiares o amigos es garantía de pasar un buen rato.

Previene el alzhéimer

Los vinos tintos son ricos en Resveratrol, un compuesto presente en las uvas negras con las que se hace el vino tinto y que actúa como un escudo protector de nuestro cerebro. Por tanto, el consumo de vino de forma más o menos frecuente ayuda a reducir las posibilidades del desarrollo de esta enfermedad en nuestro cerebro.

Previene distintos cánceres

El consumo de vino puede ser de gran ayuda para prevenir la formación de células cancerígenas en nuestro cuerpo. Ha demostrado ser muy beneficioso evitando cánceres como el de mama en las mujeres o el de pulmón en los hombres. Todo ello gracias al Resveratrol y sus propiedades antioxidantes. 

Estos son algunos de los beneficios más interesantes e importantes de consumir vino con las comidas. Ingerir vino con moderación aporta a nuestro organismo diferentes nutrientes y compuestos que ayudan a que nuestra salud mejore y nuestro cuerpo funcione mejor. Tan solo tienes que elegir un buen vino de Denominación de Origen español para acompañar tus comidas y cenas y disfrutar de un sabor mucho más limpio e intenso en cada bocado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *