Gin Tonic sin alcohol

Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on whatsapp
gintonic sin alcohol
Contenidos

La versión alcohólica de esta bebida se elabora a base de ginebra y tónica. Hace algunos años, algunos cocteleros preferían agregarle infinidad de frutas coloridas, exóticas o silvestres ya que consideraban que así debía elaborarse el auténtico Gin Tonic. Afortunadamente ahora se sabe que no es necesaria tanta floritura para poder disfrutar de este delicioso cóctel, y que, sobre todo, menos es más. 

Ingredientes del Gin Tonic sin alcohol

Para la versión con alcohol, tan solo tendremos que emplear un 50% de tónica y un 50% de ginebra. Aquí puedes encontrar una guía sobre la mejor ginebra del mercado.

  • 200 ml de tónica
  • 1/2 cucharadita de bayas secas de enebro
  • 1 taza de agua
  • 1 cucharadita de miel
  • La piel de 1 limón
  • Un poco de spray de mora

Preparación

  1. Para poder disfrutar de nuestro gin tonic sin alcohol como si fuese uno convencional, necesitamos una copa de balón. Enfriamos dicha copa en el congelador, en caso de no disponer de una máquina específica para ello, durante unos minutos, más o menos lo que tardamos en preparar nuestra bebida.
  2. La base principal de este gin tonic es la infusión de enebro, por lo que tenemos que poner a fuego medio la taza de agua. Una vez rompa a hervir, añadimos las bayas de enebro y las dejamos cocinar durante 15 minutos más o menos. 
  3. Cuando las bayas estén cocinadas, las dejamos reposar varios minutos antes de proceder a colarlas y a endulzar con la cucharadita de miel. Para nuestra bebida tan solo necesitamos 50 ml de esta infusión; lo que no sobre la podemos consumir como cualquier otro té y así aprovechar todos los beneficios que aporta a nuestro organismo.
  4. Antes de servir el té, debemos dejar que este se enfríe totalmente para evitar que derrita el hielo de forma prematura. 
  5. Una vez fría, sacamos la copa del congelador y vertemos nuestra infusión junto la tónica. Agregamos unos cuantos hielos.
  6. Hacemos un twist de limón con la piel de este y lo colocamos en la copa para decorar. Como idea opcional podemos añadir un poco de color agregando una pequeña cantidad de spray de mora. 

La historia del Gin Tonic, inicialmente conocido como gin and tonic, comienza a principios del siglo XIX con la creación de la tónica a manos de un joyero alemán, residente en Ginebra, llamado Johan Jacob Schweppe. Este alemán descubrió una forma bastante exitosa de introducir burbujas de dióxido de carbono en botellas de agua, para después añadirle quinina, un alcaloide, creando así su marca mundialmente conocida, Schweppes. En esta época, y gracias a dicho alcaloide, la tónica era empleada como medicamento para tratar el paludismo. 

Pero no fue hasta las victorias británicas en la India cuando el Gin Tonic nació gracias la idea que tuvo un alto cargo de mezclar ginebra con tónica, creando así una bebida alcohólica. Por otro lado, muchos defienden que el origen de este cóctel se produjo para paliar el sabor de la tónica, la cual era consumida por los soldados británicos con el objetivo de frenar la malaria durante los largos atrincheramientos. 

Fuese de la forma que fuese, la mezcla de estas dos bebidas se hizo famosa muy rápidamente alrededor de todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gin Tonic sin alcohol

La versión alcohólica de esta bebida se elabora a base de ginebra y tónica. Hace algunos años, algunos cocteleros preferían agregarle infinidad de frutas coloridas, exóticas o silvestres ya que consideraban que así debía elaborarse el auténtico Gin Tonic. Afortunadamente ahora se sabe que no es necesaria tanta floritura para poder disfrutar de este delicioso cóctel, y que, sobre todo, menos es más. 

Tipo: Gin Tonic sin alcohol Ligera

Cocina: Gin Tonic sin alcohol Sin Azúcar

Palabras claves: Receta de Gin Tonic sin alcohol Fitness

Rendimiento de la receta: 4

Tiempo de preparación: PT10M

Tiempo de cocinado: PT35M

Tiempo total: PT45M

Ingredientes de la receta:

  • 200 ml de tónica
  • La piel de 1 limón
  • 1/2 cucharadita de bayas secas de enebro
  • 1 taza de agua
  • 1 cucharadita de miel
  • Un poco de spray de mora

Instrucciones de la receta: Para poder disfrutar de nuestro gin tonic sin alcohol como si fuese uno convencional, necesitamos una copa de balón. Enfriamos dicha copa en el congelador, en caso de no disponer de una máquina específica para ello, durante unos minutos, más o menos lo que tardamos en preparar nuestra bebida. La base principal de este gin tonic es la infusión de enebro, por lo que tenemos que poner a fuego medio la taza de agua. Una vez rompa a hervir, añadimos las bayas de enebro y las dejamos cocinar durante 15 minutos más o menos. Cuando las bayas estén cocinadas, las dejamos reposar varios minutos antes de proceder a colarlas y a endulzar con la cucharadita de miel. Para nuestra bebida tan solo necesitamos 50 ml de esta infusión; lo que no sobre la podemos consumir como cualquier otro té y así aprovechar todos los beneficios que aporta a nuestro organismo. Antes de servir el té, debemos dejar que este se enfríe totalmente para evitar que derrita el hielo de forma prematura. Una vez fría, sacamos la copa del congelador y vertemos nuestra infusión junto la tónica. Agregamos unos cuantos hielos. Hacemos un twist de limón con la piel de este y lo colocamos en la copa para decorar. Como idea opcional podemos añadir un poco de color agregando una pequeña cantidad de spray de mora.

Puntuación del editor:
5