Mejillones en Salsa

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en reddit
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
mejillones en salsa

Si eres una persona a la cual le gustan los mejillones y estás buscando una receta para preparar un exquisito plato con ellos has llegado al lugar indicado. Esta deliciosa receta de mejillones en salsa picante es un pincho o tapa de lujo para picar o servir como entrante a tus invitados. Como podrás ver una vez los hayas comido esta es una de las mejores formas de cocinarlos.

Un dato curioso acerca de los mejillones es que la mayor parte de los que se consumen en España son provenientes del cultivo en bateas, frecuentemente de Galicia. No obstante, es posible que en ocasiones encontremos mejillones salvajes en ciertas zonas costeras. Sin embargo, este tipo de mejillón tiene normalmente un precio mucho más elevado ya que es más escaso.

En la actualidad podemos adquirir mejillón de muchas maneras: frescos, envasados al vacío, en salmuera, cocidos, congelados…

 

Ingredientes de los Mejillones en Salsa

  • 2 kilogramos de mejillones frescos
  • 2 cebollas grandes
  • 2 guindillas
  • 10 cucharadas de salsa de tomate
  • Una cucharada y media de pimentón dulce
  • Una cucharada y media de harina
  • Una hoja de laurel
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • Perejil fresco
  • Sal al gusto de cada comensal

Preparación

Nota: Aunque el añadir el caldo de los mejillones es opcional, es muy recomendable. Si añadimos el caldo de los mejillones a nuestra salsa conseguiremos tener un sabor mucho más intenso y sabroso. De modo que lo que conseguimos es mejorar infinitamente el sabor de nuestra receta.

  1. En primer lugar, procederemos a limpiar los mejillones correctamente. Para hacer esta tarea lo que debemos hacer es ayudarnos de un estropajo nuevo. Debemos limpiarlos con el estropajo bajo el grifo y con agua fría. 
  2. Una vez hayamos conseguido limpiarlos correctamente todos los mejillones lo que haremos será buscar una cazuela amplia donde quepan. Prepararemos una cazuela lo suficientemente grande como para poder contener todos los mejillones. Los introduciremos junto a una hoja de laurel, un chorro de oliva y sal al gusto. Cubriremos los mejillones de agua y lo pondremos en el fuego a una potencia medio alta.
  3. Esperaremos a que se abran los mejillones y entonces los retiraremos.
  4. Mientras esperamos a que se abran los mejillones, para aprovechar el tiempo haremos la salsa. Prepararemos una sartén con aceite de oliva y sofreiremos la cebolla que previamente habremos limpiado y troceado en trocitos muy pequeños.
  5. Añadiremos la cucharada y media de harina y, sin que paremos de remover en ningún momento, dejaremos que se tueste.
  6. Añadiremos el pimentón, las guindillas y la salsa de tomate. Removeremos correctamente todo y añadiremos poco a poco el caldo de los mejillones colado.
  7. Probaremos la salsa y haremos las rectificaciones de sal que sean necesarias. Recomeremos con la ayuda de algún utensilio de cocina hasta que hayamos conseguido una salsa algo espesa. Podemos también ajustar la intensidad del picante en este punto añadiendo pimentón dulce.
  8. Dejaremos que se cueca todo junto durante unos cinco u ocho minutos aproximadamente. De mientras lo que haremos será quitar una cascará a cada mejillón. Iremos colocando en una fuente la cascara con el mejillón dentro. 
  9. Llegados a este punto colaremos la salsa con un colador muy fino y entonces se la añadiremos a los mejillones.
  10. Cortaremos perejil y lo picaremos muy finamente para añadírselo por encima de forma que le damos un toque especial y diferente a la vez que fresco.

Los mejillones están caracterizados por pertenecer a la familia de las almejas y moluscos tanto de hábitats de agua salada como de agua dulce. Se puede llegar a decir que son como los hermanos pobres de otros grandes mariscos. Este tipo de moluscos se pueden comer de una infinidad de formas. Podemos ingerirlos cocidos, ahumados, fritos, a la parrilla, al vapor y con muchísimas salsas de todo tipo de sabores. Estos son bastantes populares en los países de Europa y el Pacífico.

En España tenemos una gran cantidad de zonas naturales protegidas y orgánicas que les otorgan una gran cantidad concentrada de valor nutricional. Eso es así ya que tienen un alto contenido en vitaminas, aminoácidos y minerales. Por ese motivo son un alimento muy beneficioso para la salud y muy interesante de incorporar en nuestra dieta diaria.

Gracias a que hay mucha demanda de este tipo de ingrediente y que se pueden producir con una relativa facilidad podemos consumir mejillón todo el año. Podemos encontrar en nuestras cocinas durante todo el año el mejillón a un precio muy asequible. Eso es desde luego una ventaja ya que es un alimento muy bueno y con muchas propiedades beneficiosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resumen

Mejillones en Salsa

Esta deliciosa receta de mejillones en salsa picante es un pincho o tapa de lujo para picar o servir como entrante a tus invitados.

Tipo: Mejillones en Salsa Fit

Cocina: Mejillones en Salsa bajos en grasas

Palabras claves: Receta de Mejillones en Salsa ligeras

Rendimiento de la receta: 6 Raciones

Tiempo de preparación: PT15M

Tiempo de cocinado: PT15M

Tiempo total: PT30M

Ingredientes de la receta:

  • 2 kilogramos de mejillones frescos
  • 2 cebollas grandes
  • 2 guindillas
  • Perejil fresco
  • 10 cucharadas de salsa de tomate
  • Una cucharada y media de pimentón dulce
  • Una cucharada y media de harina
  • Una hoja de laurel
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • Sal al gusto de cada comensal

Instrucciones de la receta: En primer lugar, procederemos a limpiar los mejillones correctamente. Para hacer esta tarea lo que debemos hacer es ayudarnos de un estropajo nuevo. Debemos limpiarlos con el estropajo bajo el grifo y con agua fría. Una vez hayamos conseguido limpiarlos correctamente todos los mejillones lo que haremos será buscar una cazuela amplia donde quepan. Prepararemos una cazuela lo suficientemente grande como para poder contener todos los mejillones. Los introduciremos junto a una hoja de laurel, un chorro de oliva y sal al gusto. Cubriremos los mejillones de agua y lo pondremos en el fuego a una potencia medio alta. Esperaremos a que se abran los mejillones y entonces los retiraremos. Mientras esperamos a que se abran los mejillones, para aprovechar el tiempo haremos la salsa. Prepararemos una sartén con aceite de oliva y sofreiremos la cebolla que previamente habremos limpiado y troceado en trocitos muy pequeños. Añadiremos la cucharada y media de harina y, sin que paremos de remover en ningún momento, dejaremos que se tueste. Añadiremos el pimentón, las guindillas y la salsa de tomate. Removeremos correctamente todo y añadiremos poco a poco el caldo de los mejillones colado. Probaremos la salsa y haremos las rectificaciones de sal que sean necesarias. Recomeremos con la ayuda de algún utensilio de cocina hasta que hayamos conseguido una salsa algo espesa. Podemos también ajustar la intensidad del picante en este punto añadiendo pimentón dulce. Dejaremos que se cueca todo junto durante unos cinco u ocho minutos aproximadamente. De mientras lo que haremos será quitar una cascará a cada mejillón. Iremos colocando en una fuente la cascara con el mejillón dentro. Llegados a este punto colaremos la salsa con un colador muy fino y entonces se la añadiremos a los mejillones. Cortaremos perejil y lo picaremos muy finamente para añadírselo por encima de forma que le damos un toque especial y diferente a la vez que fresco.

Puntuación del editor:
5